Baja visión

Gestión de la baja visión en Salas Ópticos
Gestión de la baja visión en Salas Ópticos

¿Qué es la baja visión? Síntomas y tratamiento

Se denomina Baja Visión a la pérdida visual que no puede corregirse mediante gafas graduadas, lentes de contacto, fármacos o cirugía

Según la OMS la baja visión se da en aquellas personas que tienen una agudeza visual igual o inferior al 0,3 (30% de visión) y la pérdida afecta a los dos ojos. La visión baja no tiene cura, ya que deriva de un deterioro visual que genera una pérdida de la capacidad visual del paciente.

Se calcula que en España existen 1,8 millones de personas afectadas por la baja visión. Un problema que se da por diferentes causas sociales y por otros factores como la edad o enfermedades congénitas.

Causas de la baja visión

Habitualmente el proceso de pérdida de visión, en países desarrollados como España, se da en personas mayores. Sin embargo, existen diferentes patologías que pueden precipitar los problemas de visión como:

  • Degeneración macular por la edad
  • Cataratas
  • Miopía magna
  • Glaucoma 
  • Diabetes
  • Desprendimiento de retina
  • Enfermedades congénitas

Síntomas, ¿cómo detectar la baja visión?

Las personas que padecen problemas de visión pueden detectar diferentes síntomas que van causando dificultades visuales y mermando su calidad de vida. 

No existe una sola manera de visión baja, pueden detectarse síntomas únicos o varios a la vez como:

  • Vista cansada
  • Visión borrosa
  • Dificultad para leer
  • Dificultad para conducir
  • Dificultad para reconocer rostros 
  • Alteración de los colores 

Todos estos síntomas producen una pérdida de la capacidad visual que nos resta autonomía y capacidad para llevar a cabo nuestras tareas rutinarias. Además, el deterioro visual queda estrechamente relacionado con problemas emocionales y sociales derivados de la baja visión (afectación en la autoestima, depresión, ansiedad, soledad, dificultades económicas y afectaciones en las relaciones con nuestros seres queridos).

Tratamientos para la baja visión

Si bien la baja visión no se considera una enfermedad con cura posible, existen algunas soluciones en el mercado para mejorar la capacidad visual de las personas que sufren la pérdida visual

Por ejemplo, algunos oftalmólogos especialistas ayudan a las personas que sufren de baja visión con técnicas para reaprender a leer o a escribir, asimismo, también les asesoran en otras formas de realizar sus tareas diarias. Las técnicas de rehabilitación visual han avanzado en los últimos años, por lo que una persona que sufre de baja visión puede ganar calidad de vida a pesar de su nueva condición visual. 

Por otro lado, existen objetos que ayudan a las personas con deterioro de la capacidad visual, como filtros y gafas de aumento especiales para mejorar la baja visión.

¿Qué me puede ayudar en mi día a día si sufro baja visión?

En Salas Ópticos tenemos filtros y gafas que ayudan a:

  • Visualizar los objetos del alrededor aumentados 
  • Disminuir las distancias visuales del campo
  • Incrementar el contraste
  • Redefinición de colores 
  • Aumento de la luminosidad general 
  • Iluminación focal 
  • Control del deslumbramiento 

Asimismo, existen algunas técnicas que se pueden aplicar en el hogar para mejorar su visión del día a día como aumentar la cantidad de luz de su casa con bombillas más potentes. También puede graduar las lámparas para protegerse de los destellos y buscar herramientas para escribir creando mayores contrastes como fondo blanco y rotulador grueso negro. 

Aún así, si sufres de baja visión no debes renunciar a una buena calidad de vida. Existen muchas personas que padecen de deterioro visual actualmente, y que por vergüenza, no acuden a un especialista. 

Si notas dificultades visuales no esperes y pide una visita con tu oftalmólogo de Salas Ópticos. Nosotros te ayudaremos a detectar el problema y te asesoraremos para que la pérdida visual no suponga un deterioro general de su salud.